Un amigo de la pintora.

La curiosidad es una cualidad de los seres humanos. Eso fue lo que lo trajo a Usted hasta aquí.  No va a perder su tiempo. Vera cuadros pintados por una persona que no se dedica al arte. Lo hace porque se lo pide el corazón. Yo vi  los cuadros y me gustaron. Mi profesión tampoco es la pintura. Soy arquitecto. Por lo general los pintores cuando explican su obra, hacen referencia  a  los grandes maestros  que los han precedido. En los cuadros de Yordanka no veo la influencia de Picasso ni de Van Gogh. Más bien reconozco la influencia de sus hijos, que son su obra maestra, y a los que les ha tenido que sustraer tiempo para poder pintar. Por eso es que los veo en sus cuadros, porque sé que de alguna forma estaba pensando en ellos cuando los hacía. También, posiblemente, la diversidad de los colores, deja ver un poco su origen caribeño, traicionando, tal vez, el blanco y negro de las cebras africanas.  Lo que sí le puedo asegurar, es que, si carga con uno, en el lugar donde lo ponga, habrá un pedazo de la cultura afrocubana, que combinara muy bien con los azules y blancos de los cielos y las aguas de esta tierra.
Un amigo de la pintora