La paz en la tierra, puede ser una verdad

Para lograr la paz en el planeta tierra, tenemos que saber trascender. Tenemos que con amor ser luz. Deberíamos practicar mas la meditación y no perder el habito de leer. El conocimiento es sabiduria. La paz del alma y del espíritu es calidad de vida para nuestra especie. Un ser limpio de inmundicia emocional es un ser iluminado. Un ser puro e iluminado ama y regala paz. Un alma podrida emocionalmente no conduce a nada bueno. Si queremos un final feliz, debemos comenzar con amarnos a nosotros mismos, y con nuestra paz y luz, llegar a todas partes con amor. Un Espíritu herido y mal curado, convierte todo su mundo en basura apestosa. Un corazón dolido y agonizante toma el camino por donde se pierde con la lacra humana. Una mente corrupta, enferma, fuera de si, llena de perversion y ambición, termina en las manos del diablo y de la muerte sin piedad para el alma y el espíritu. Un ser indeseable y despreciado por el amor en la tierra, es un alma con destino a quedar en las lineas rojas y negras del olvido en la historia de la humanidad. Un ser malvado en vida, es un alma sin derecho al descanso en el infinito universo. Una mente despiadada en la tierra, es un alma sin rumbo fijo en el espacio. Vive antes de morir, vive para vivir después de la muerte. Si aprendemos a convivir en paz y con amor, veremos la luz en el mas allá, y aun estando vivos en este hermoso planeta. Dios es amor, vivamos, Dios es vida, amemos. Tenemos una vida, un alma, un espíritu, una mente y un templo. Si queremos nos podemos ayudar, y todos podemos juntos lograr cambiar con amor para bien. Pidamos ayuda a quien regala amor, recibamos el regalo del amor y el perdón con bendición y las manos abiertas. Aprendamos a dar amor y a perdonar. Aprendamos a rectificar, siempre estamos a tiempo para cambiar, amar, perdonar, ser luz, y bendición. Hoy puedes comenzar. Pide perdón, bendice, ama, y preparate para el cambio por el bien. Nunca es tarde si el deseo nace en tu mente y se alimenta del corazón.  Nadie tiene derecho a castigar a quien pide perdón y misericordia. Compasión y bendición por parte de todos.

Amen. Yordanka Jaschke.